Please assign a menu to the primary menu location under menu

Calendario

agosto 2022
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Opinión

Desempleado y sin experiencia Laboral

Desempleado y sin experiencia Laboral
Comparte este contenido

La búsqueda de empleo es una constante para muchos y una aventura en búsqueda de un tesoro para otros, en especial cuando vemos la larga lista de requisitos que se deben llenar para obtener ese tan anhelado sustento.

Una lista que parece interminable de habilidades que deben cotejarse a cabalidad para finalmente dar con el sí tan esperado que muchos han buscado por meses o quizás años.

Pero ¿Por qué exigen años de experiencia en posiciones en las que buscan jóvenes que apenas inician su vida académica? Es una de las tantas preguntas sin contestar que nos hacemos a diario quienes nos vemos en la búsqueda infructuosa de un sustento honrado y la frustración de los miles de jóvenes que buscan la oportunidad del primer empleo.

Luego de estudiar algunos artículos del Código Laboral de la República Dominicana en su artículo número 244 al 254 explica que a la edad de 14 años previa autorización de los padres y del Ministerio de trabajo, un joven puede iniciar su vida laboral sin que esta termine afectando el horario de estudio y por solo 6 horas y recibirá todos los beneficios que así le correspondan como empleado en conciertos y espectáculos públicos, televisión o películas cinematográficas. En otro de sus artículos también explica que a partir de los 16 años un joven podrá tener empleo sin autorización de sus padres y lo ampara la ley y con las mismas restricciones del empleado de 14 años, tales como no laborar en lugares insalubres, peligrosos ni en horarios nocturnos y mucho menos como mensajero o en lugares de expendios de alcohol.

Entonces, a mi juicio un joven tendría que iniciar su vida laboral mínimo a los 14 años y si sus padres no le permiten que trabaje en los días de la semana por protegerlo o evitar que le tome amor al dinero y abandonen los estudios, entonces mínimo, tendría que tener un empleo de verano toda su vida escolar, que es lo que hemos visto interminables veces en series y películas que vienen de los Estados Unidos.

Otra opción sería copiar el modelo educativo de los Suizos, que desde la edad de 15 reciben educación en una carrera y más adelante al terminar las clases, deben trabajar y practicar en un lugar en el oficio para el que fueron capacitados, por lo que al llegar a su vida adulta trabajan en esa actividad económica toda su vida, este modelo se aplica en el país conocido como la formación Dual únicamente ofertada en el INFOTEP.

Según el portal web aulaplaneta.com los estudiantes suizos cursan 9 años de Educación primaria y secundaria inferior para, a los 15 años de edad, acceder a la Educación Secundaria. Este tramo formativo se encuentra subdivido entre el Gymnasium, la Secundaria especializada, la Formación Profesional (FP) y la Secundaria Superior. Posteriormente, el alumnado puede acceder a su Educación Terciaria, formada a su vez por estudios universitarios, Colegios pedagógicos o FP Superior. En el caso de haber optado por la primera de estas tres opciones los estudiantes pueden optar por cursar estudios universitarios superiores.

Sacando a la población que estudió y egresó de los politécnicos dominicanos, dado que estos salen con una profesión que al menos pueden sostenerse o crear de cierto modo un emprendimiento.

Solo de esta manera se me ocurre que una persona joven pueda tener 10 años de experiencia laboral y tener las capacidades que requieren hoy en día las largas listas de habilidades y actitudes que exigen las empresas de este siglo.

Sin embargo, esto no se contempla por los padres de estos adolescentes, quienes prefieren trabajar incansablemente para darle todas las comodidades para que se dediquen enteramente a ser estudiantes, lamentablemente y quizás sin pensar en este daño que nos hacen al sobre protegernos y darnos todo en bandeja de plata es el desencadenante de tener personas calificadas profesionalmente, pero sin experiencias laborales en el ámbito en el que decidimos dirigir nuestros esfuerzos estudiantiles. Aunque están las vertientes en las que existen personas con vasta experiencia laboral y sin preparación académica y dependiendo la situación continuamos recibiendo la negativa según su conveniencia.

Comparte este contenido
Juana Alcántara
La autora es Publicista, egresada de la Universidad APEC, Locutora, egresada de la Escuela Nacional de Locución Profesor Otto Rivera, Periodista, egresada del Instituto Dominicano De Periodismo y Especialista en Periodismo Deportivo, egresada de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra. Actualmente estudiante de Derecho en la Universidad Abierta para Adultos.

1 comentario

  • Es lamentable saber esto, en pocas palabras sería durar la vida entera estudiando sin derecho a vacaciones, a vivir lo que un niño, un adolescente se supone que debería vivir.

Deja una respuesta